26.10.11

CASA LOMA + GREEK NEIGHBORHOOD

Este día creo que fue uno de los más completos de todo mi viaje. ¡Me acuerdo que lo aprovechamos al máximo desde por la mañana! 
Era un domingo sin más y la gente decía de ir a la playa o a la piscina, y otra vez, y otra vez, y dale Perico al torno. ¡Qué pesados estaban! Yo ya estaba hasta las narices de tanta playa y piscina porque parecía que no existían más planes en el mundo... Así que este domingo, cogimos cuatro personas que estábamos un poco reivindicativos y decidimos irnos por nuestra cuenta a investigar los rinconcitos de la ciudad. Nos quedaban pocos días de disfrute y no los pensábamos desaprovechar yendo a la playa o a la piscina, que eso lo podíamos hacer aquí tan ricamente. 
Quedamos pronto por la mañana y el plan era: visitar el castillo de Casa Loma (muy famoso en Toronto) y darnos una vuelta por el barrio griego y comer allí por variar un poco con la comida. El castillo no lo visitamos por dentro, además había que pagar. Así que nos limitamos a verlo por fuera y sacar algunas fotitos para que quedase claro que estuvimos allí. Después, cogimos el metro y nos fuimos a buscar el maldito barrio griego. La madre... ¡lo que nos costó! Preguntamos a un montón de personas y cada una de ellas nos decía una dirección diferente. Yo acabé por pensar que nos veían cara de turistas palurdos y nos querían tomar el pelo, no había más. Pero al final, lo encontramos. La primera cosa que nos salió de la boca al ver banderitas griegas por las calles fue: ¡Aleluya! Y como para cuando llegamos ya era la hora de comer, estuvimos viendo restaurantes por alrededor y al final optamos ir al que más pinta de griego tenía (el restaurante era un panteón griego, en sí) ya que a nosotros lo que nos apetecía comer era comida griega. Nothing more. Pues veréis, nos dejamos engañar por las apariencias... Resulta que nos metimos al restaurante más caro de la zona y total que no era griego, ¡era mediterráneo! En fin, mala pata tuvimos, pero no comimos del todo mal (¡sólo faltaba, con lo caro que nos salió la juagada...!). Después de comer, nos dimos una vuelta por el barrio griego y acabamos en una tienda de chuches enooooorme; y como la tentación nos pudo en ese paraíso (como es normal) pues acabamos comprando de todo, que había mono después de estar sin comer porquerías de esas desde hacía tres semanas más o menos... Así que tampoco me arrepentí tanto después de haberlas comprado.
Al final y después de nuestra pequeña excursión a los sitios más recónditos y que no los encuentra ni su madre de la ciudad de Toronto, nos reunimos con los demás.

5 comentarios:

Izaskun✞ dijo...

Wow! Me encanta tu blog.

Te espero: ThePhantomSquare.blogspot.com

g0min0las dijo...

¿Qué es lo de la penúltima foto?

Irene dijo...

Pero que pasada de fotos, díos mio!

Marley dijo...

Qué chulada
tuviste que pasarlo genial en Toronto, me encantan las fotos, estás en todas guapísima, me gusta tu estilillo, eres única Carlota! :D
Por cierto, las fotos en la barandilla saludando a lo "princesa" y pidiéndote la mano son geniales
Un besazo guapa

♥Marley

Arien dijo...

Hola guapa!!
Bueno, si que hace tiempo sii, te preguntaría que que tal todo pero por lo que veo geniaal! Me alegro mucho!
Joo, yo quiero ir a Toronto!
Y menos mal que pasasteis del plan playa/piscina y recorristeis esta zona, es genial!
Aunque una lástima lo del restaurante griego que no era griego porque la comida griega esta riquisiima!
un besazo